El XVIII Campeonato Mundial de Natación se celebró en Gwangju entre el 12 y el 28 de julio de 2019 bajo la organización de la Federación Internacional de Natación y la Federación Surcoreana de Natación. ​

El español Joan Lluis Pons se quedó a las puertas del podio en los 400 estilos, prueba en la que el japonés Daiya Seto se colgó el oro. El mallorquín marcó un tiempo de 4:13.30, nuevo récord de España, pero insuficiente para acceder al bronce, que se llevó el neozelandés Lewis Clareburt (4:12.07), mientras que la plata se la quedó el estadounidense Jay Litherland (4:09.22). “En año olímpico siempre se entrena con más ilusión, estoy motivado y confiado, aunque hay que ver la evolución de los rivales y cómo llegan. Las eliminatorias son muy difíciles”, dijo Pons un competidor nato que se lanzó por la medalla con todas las de la ley muy seguro de sí mismo. Los últimos resultados lo confirman como el presente de la natación española.

«Estoy muy satisfecho por conseguir el récord y acabar cuarto y también porque me lo he pasado muy bien compitiendo. Además, el sabor agridulce de meterme en la final de Río (2016) y no saber competir en la final, ahora me lo he sacado», dijo Pons en declaraciones ofrecidas por la Real Federación Española de Natación (RFEN).

Pons había estado esperando toda la semana en la villa sin competir, inmerso en la rutina de entrenamientos, viendo como el resto del equipo se caía lejos de sus mejores marcas en las eliminatorias o en las semifinales, incluso Mireia Belmonte no podía pasar del octavo puesto en la final. Como un león enjaulado salió el mallorquín, siempre en carrera ante los mejores especialistas de una de las pruebas más duras de la natación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies